La llegada de un nuevo miembro al hogar es uno de los momentos más esperados de nuestras vidas. No sólo se vive con ilusión, sino que también debe prepararse durante los meses previos, ya que se trata de un cambio que nos obliga a reorganizar nuestra rutina y, con ella, nuestro hogar. La tendencia actual, sin embargo, es que las viviendas sean cada vez más pequeñas: todo un problema para acoger al bebé, un nuevo ser que necesita su propio espacio.

¿Dónde ponemos la cuna? ¿Y su ropita? ¿Tenemos sitio para el cambiador? Estas son algunas de las preguntas recurrentes de las parejas cuando preparan el esperado acontecimiento. La planificación puede convertirse en todo un desafío cuando la vivienda es pequeña. Por fortuna, cada vez existen más soluciones que te ayudan a gestionar mejor tu espacio.

Libera el espacio

Si sólo dispones de dos habitaciones en casa, y utilizas una de ellas como despacho o para guardar aquellos objetos que no necesitas a diario, no tienes por qué llevarte las manos a la cabeza. Existen alternativas para almacenar los objetos que ocupan la habitación de tu hijo , y que te permiten disponer de ese material siempre que quieras.

Una posibilidad, que se ha consolidado en los últimos años, consiste en alquilar un trastero. En este espacio puedes guardar desde libros hasta una mesa de despacho, pasando por cuadros, bicicletas, un sofá cama o cualquier objeto que se te ocurra, por voluminoso que sea. Mientras tus objetos descansan a buen recaudo, tu vivienda gana un nuevo dormitorio, que puedes acondicionar para tu bebé.

Aprovecha el espacio de tu trastero

Si decides contratar un trastero, los asesores de nuestros centros te indicarán la mejor manera de aprovechar el espacio. De esta forma, lograrás apilar el mayor número de objetos en el menor espacio posible.

Además de la ayuda que te ofrecen nuestros profesionales, puedes seguir estos trucos de almacenaje para maximizar las posibilidades de tu trastero:

  • 1. Coloca en el fondo del trastero los muebles voluminosos o los que no vayas a usar en un tiempo.
  • 2. Almacena los muebles y sofás de forma vertical y estable.
  • 3. Apoya los tableros de los armarios empotrados contra la pared, uniendo ambas superficies todo lo que puedas.
  • 4. Guarda los electrodomésticos con la puerta abierta.
  • 5. Almacena las cajas y objetos que vayas a necesitar cerca de la entrada o bien dejando libre un pequeño pasillo.
  • 6. Usa ganchos en forma de S para colgar carritos o bicicletas.
  • 7. Utiliza estanterías para aprovechar al máximo la altura del trastero.

Como ves, se trata de indicaciones muy sencillas de cumplir, y que te permiten poner toda tu energía en otros asuntos, como la decoración de la habitación del bebé.

WhatsApp chat